La Argentina no sólo es una de las naciones más bellas y diversas de América del Sur, sino que también es el quinto país productor de vino más grande del mundo y cada vez más conocido por la extraordinaria calidad y la increíble asequibilidad de sus vinos de primera calidad.

Razones para la calidad de sus vinos

Esto se debe en gran medida a algunos grandes cambios en la industria, quizás el más importante de ellos es un renovado enfoque en la calidad por encima de la cantidad,  y a la afluencia de productores creativos y apasionados, que han elevado a la Argentina de la escena nacional a la verdaderamente mundial. 

Con toda la emoción que supone el ser triunfadores y apasionados por el vino, sorprende a muchos realmente,  lo lejos que ha llegado el vino argentino en los últimos diez años. Fueron demasiado buenos para compartirlos, así que seguidamente, se presentan los 10 mejores vinos argentinos para dar una idea de lo fabulosa que puede ser esta región.

Zuccardi Blanc de Blancs NV

Este vino espumoso 100% Chardonnay de una de las familias de vinicultores más respetadas de Argentina es una verdadera delicia. Proveniente de Tupungato, en el Valle de Uco, una de las regiones vitivinícolas más remotas de Argentina, este efervescente ha pasado mucho tiempo envejeciendo sobre lías. 

Esto crea un paladar claramente tostado, como el del champán, pero con un característico brillo de la fruta del Valle de Uco gracias a la vertiginosa altitud de la zona y a las frescas y crujientes tardes, que ayudan a mantener una fabulosa acidez y frescura.

Bodega Colomé, Salta Torrontés

Esta Bodega Colomé se enorgullece de tener algunos de los viñedos más altos del mundo en sus instalaciones de Salta, Argentina,  algunos se elevan hasta 3.000 metros sobre el nivel del mar con la intensa radiación solar a estas altitudes, que da a los vinos de aquí un estilo muy particular, porque la piel de la uva tiende a ser más gruesa para actuar como protector solar de la fruta, lo que aporta más aroma, color y textura a los vinos terminados. 

La Bodega Colomé es uno de los productores más elogiados de Argentina, y han sido clasificados como de Primer Crecimiento, y aunque todos sus vinos son deliciosos, llama especialmente la atención su clásico Salta Torrontés del Valle Calchaquí. 

Otra de las variedades de uva tradicionales de Argentina, este Torrontés se destacó por sus aromas de torta de llovizna de limón, con paladar seco y crujiente y un peso sorprendentemente cremoso. Siendo un vino blanco bellamente elaborado que marca la pauta del Torrontés argentino.

botella

Catena Zapata, Adrianna Vineyards White Stones Chardonnay & White Bones Chardonnay

Estos dos Chardonnays de la bodega Catena Zapata, se catalogan simplemente extraordinarios, pero sutilmente diferentes, porque el White Stones es complejo, brillante y mineral, con una nota distintiva de tomillo, mientras que el White Bones tiene un toque de mantequilla y brioche. 

Lo que une a estos dos chardonnay, según los expertos,  es el increíblemente maduro sabor a melocotón y frutas de hueso que se hacen muy conocidos sin sentirse exagerados. Estos vinos, son puros, elegantes y completamente únicos gracias a la luminosidad y a la elevada altitud, ideal para las uvas Chardonnay. Siendo estos vinos argentinos de primera no son económicos, pero son una atractiva opción  para cualquier amante del Chardonnay. 

Categorías: Vino

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *