Aprender a probar el vino se puede lograr con solo unos pasos básicos. Los  consejos de cata de vinos son practicados por los sommeliers para refinar sus paladares y agudizar su capacidad de recordar los vinos. 

Aunque existen varios métodos que son utilizados por profesionales, el método que se presenta a continuación, es en realidad bastante simple de entender y puede ayudar a cualquiera a mejorar su paladar de vino.

La Cata del Vino es muy necesaria

Seguidamente, se presentan las claves para catar adecuadamente un vino, porque cualquiera puede probar el vino, todo lo que se necesita es un vaso de vino y usar el  cerebro en lo que a sentidos se refiere. Existen algunos pasos para la cata del vino:

Mirar es lo primero que se hace

Una inspección visual del vino bajo luz neutra, le permite ver el brillo, el color, la turbidez, entre otras cualidades, que se van afinando en el catador a medida que estudia el campo. 

Olfatear es importante para reconocer los aromas

Identificar los aromas a través de la olfacción ortonasal, por ejemplo, respirando por la nariz. Esta es otra área compleja en la catación del vino porque el experto debe ir afinando el olfato para grabar, reconocer y asociar el aroma en conjunto con las otras cualidades y poder dar una apreciación integral de calidad y originalidad. 

Saborear y disfrutar los sabores estallando en el paladar

Evaluar tanto la estructura del sabor, es decir si es agrio, amargo, dulce,  como los sabores derivados de la olfacción retronasal, por ejemplo, la respiración con la parte posterior de la nariz. Este paso también es toda una ciencia que el catador va afinando y desarrollando para poder inclusive identificar marcas, tipos, tiempos entre otros aspectos que se conocen en la catación de un vino. 

Pensar/Concluir

Una vez que el catador se ha hecho una idea global de la estructura del vino, desarrolla un perfil completo del mismo,  que le permite dar una apreciación y valoración del vino y que pueda ser almacenada en su memoria a largo plazo.

catar

¿Cómo probar el vino?

Seguidamente se presenta con mas detalle el proceso de probar y valorar el vino.

Mirar para comprobar 

Se comprueba el color, la opacidad y la viscosidad. No se necesita pasar más de 5 segundos en este paso. Muchas pistas sobre un vino están enterradas en su apariencia, pero a menos que se esté probando a ciegas, la mayoría de las respuestas que esas pistas proporcionan se encontrarán en la botella, es decir, la cosecha, el VAB y la variedad de uva.

Olfatear para reconocer

Cuando se empiece a oler el vino, se requiere pensar  en grande y en pequeño. Pensar primero en las categorías amplias, por ejemplo, cítricos, frutas de huerta o tropicales en blanco o, cuando se prueben los tintos, frutas rojas, azules o negras. Ser demasiado específico y buscar una nota en particular puede llevar a la frustración. A grandes rasgos, se puede dividir la nariz de un vino en tres categorías principales:

  • Los aromas primarios que son derivados de la uva e incluyen frutas, hierbas y notas florales.
  • Los Aromas Secundarios que provienen de las prácticas de elaboración del vino. 
  • Los aromas más comunes que son derivados de la levadura y son más fáciles de detectar en los vinos blancos, como corteza de queso, cáscara de nuez (almendra, maní), o cerveza añeja.
  • Los aromas terciarios que provienen del envejecimiento, generalmente en botella, o posiblemente en barril roble. Estos aromas son en su mayoría sabrosos,  nueces tostadas, especias para hornear, vainilla, hojas de otoño, tabaco viejo, cuero curado, cedro e incluso coco.

Saborear para disfrutar

El gusto es la forma en que se usa la lengua para saborear  el vino, pero también, una vez que se traga el vino, los aromas pueden cambiar porque se reciben retro-nasalmente.

 

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - Vino bcn. Todos los derechos reservados.